Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

OTRAS TORRES DE BABEL

Imagen
Génesis 11:9 En hebreo, Babel suena como el verbo que significa confundir.

Como un potro recién nacido
que relincha con terquedad y furia, así yo gritaría con el mismo nervio y tono para que todas las buenas suertes,    por un repentino sobresalto, sorprendidas se compincharan. Mía fue la mala suerte. Tuya  la hiriente razón. Lo sé. Otras Torres de Babel  más grandes han caído. … Como yegua desbocada anda mi cuerpo dócil. He visto mis  albarcas de  blancos lazos y esparto, roídas y negras  por caminos  angostos entre un paso inquieto y rápido. ... Lo sé. Otras Torres de Babel más grandes han caído. Yo… en la torre de mi romanticismo, de tus verdes naranjos, disfracé mi estío. Ahora mi torre es sólo piedra desprendida. Piedra  y arena desprendidas. Sólo piedra, espacio, vacío y arena. Sólo arena, vacío, espacio …y piedra.
Usue Mendaza

NIÑOS RIENDO BAJO LA LLUVIA

He visto actuar a la Naturaleza y reír a los niños bajo el aguanieve. Como el cielo, alenté la travesura, y en el cenit de esta hora risueña en la que se produjo el hechizo, supe  que ya observaba el mundo con ojos de poeta.

BALANCE EN SEPTIEMBRE

Imagen
Septiembre otra vez. Sus libros con olor a nuevo, y su anual tozudez. El mes toma el relevo con la tierna inocencia de un mancebo.
Toca hacer ya balance y cuadrar el debe con el haber. Llegados a tal trance hay que condescender y sumar la ausencia con el tener.
Toca no lamentarse, de partidos torpemente perdidos. Ni incluso percatarse de lo ya deshabido. Me fijo en los activos trascendidos.
Sacaré el abrigaño para mis tres rosales y los guantes que llevo todos los años. El viento de levante
ruge aquí de soslayo, aunque vagante.

BEATUS ILLE (A Ruben Darío)

Imagen
Yo nunca aprendí a hacer versos. Ello fue en mí orgánico, natural, nacido” De las Memorias de Ruben Darío.
“No sólo la fama sino que aun la libertad misma, en tiempos remotos, se le negaba a los genios en vida. Hasta encontraban dificultades para su substistencia los de gran mentalidad. Fue justamente por eso que nuestro Darío buscó otros ambientes. Aquí no lo supimos apreciar” De Consideraciones sobre el Cerebro y Personalidad de Rubén Darío.

Vivir es siempre un deber antes que cualquier otro, y él supo elegir la mejor forma de vida su mejor forma de vida, su célebre poesía y la mejor musa, la de carne y hueso. Supo oler las selvas olorosas, captar  el oro hirviente del champaña, cuando sus blancos cisnes cincelados en alabastro, adornaban los estanques entre glorietas perfumadas de jazmín, cariátides de bronce y ninfas de ébano. Feliz aquel, quien supo a pesar del alcohol y de la absenta rodearse de versos ubérrimos.
Usue Mendaza